Artículos

Otra Convivencia más con el Personal de Mantenimiento. Desde que comenzamos a vivir esta gran aventura de nuestra labor en el colegio, son algunos años los que hemos concurrido a este descanso de las actividades diarias, de quienes forjan nuestro plantel con el sudor de su frente y de sus manos.

Día tras día, nuestros compañeros mantienen esta institución educativa, agradable a la vista de quienes visitan las instalaciones del Torremar. Los jardines, las canchas, cuidar de que no haya un desperdicio en los patios del colegio ni en sus alrededores. Si algo se dañó, ya los vemos dirigiéndose hasta el sitio donde arreglarán ese desperfecto. Sin demorarse, ni diciendo: “ya mañana lo haré”. Llevan en su corazón, ese punto de Camino que dice: “Estudio, trabajo: deberes ineludibles en todo cristiano; medios para defendernos de los enemigos de la Iglesia y para atraer -con nuestro prestigio profesional- a tantas otras almas que, siendo buenas, luchan aisladamente. Son arma fundamentalísima para quien quiera ser apóstol en medio del mundo”.

Ahora pues, les tocó el tiempo del descanso merecido, de la diversión. También, mantienen vivo ese punto de Camino que dice: “Descanso significa represar: acopiar fuerzas, ideales, planes… En pocas palabras: cambiar de ocupación, para volver después -con nuevos bríos- al quehacer habitual”.

Fue una gran jornada, donde no faltó la charla de formación, compartir momentos de estar más cerca del Señor, y también juegos y actividades que llevaron alegría a sus corazones. Allí estaban Wellington, Jaime, Ángelo, José, Juan, Angelito, Enrique, Simón, Benito, Valeriano, Nixon y Marco Antonio.

Otra Convivencia más,… otro año en el que juntos, confraternizaron y disfrutaron de momentos inolvidables, donde la amistad y el compañerismo fueron los principales ingredientes de esta reunión de quienes mantienen nuestra institución limpia, ordenada, y en perfecto funcionamiento.

Saludos,

Departamento de Familia