Artículos

En el Génesis leemos claramente que Dios creó al hombre y a la mujer y les dijo que crezcan, se multipliquen, y llenen la tierra. Es decir, que conformen una familia; y para establecerla, tienen que participar el padre, la madre y los hijos.

Sin embargo, hoy estamos asistiendo a una deformación del concepto de matrimonio y familia. Grupos minoritarios pretenden llamar matrimonio a la unión de dos hombres, o dos mujeres, y a una serie de variantes que confunden y deterioran los criterios que se les han enseñado a nuestros niños y adolescentes sobre lo que es un hogar.

Y esto constituye realmente un serio peligro para nuestras familias. Ya en otros países sienten esta presión que se llama ideología de género, que manifiesta que el hombre y la mujer nacen neutros; que son el producto de las construcciones culturales; que si quieren hoy pueden ser hombres, mañana mujeres, o los dos sexos a la vez; y que hay que inculcar estas deformaciones en la mente de todas las personas, principalmente en los niños, desde tempranas edades.

Concentraciones masivas, marchas y protestas se ven y se escuchan en muchos países, donde se quiere imponer esta ideología.

Enterémonos más de lo que está pasando fuera de nuestro país, para que, cuando venga esta ideología, estemos bien preparados para enfrentar la amenaza que se quiere introducir en nuestro núcleo familiar.

Saludos,

Departamento de Familia