Artículos

Las arrugas van desdibujando poco a poco todo el rostro, pero no pueden borrar la imagen perenne de una sonrisa. El paso lento no impide que se pueda llegar a dar un abrazo a un nieto. Aún la voz, que poco a poco va haciéndose más débil, se vuelve melodiosa cuando se escucha, en la boca del anciano, decir: “te quiero”.   

No podemos detener a la edad. Avanza y va dejando huellas en quienes se dirigen hacia la senectud. Es una ley de la vida llegar a la vejez, y aunque nos impide realizar algunas actividades, no puede cortar el ánimo de aquel que desea recorrer el camino que el Señor le ha trazado, aunque la firmeza la facilite muchas veces el bastón o el andador que hay que rodar para sostenerse.   

En esa etapa de la vida se pueden encontrar sus padres. Pero hasta que Dios los llame, hay mucho por hacer. Lo que ellos desearon realizar en la juventud, y que por falta de tiempo no lograron convertir en realidad, se puede alcanzar ahora. Que tomen un cuaderno y escriban algunas actividades que podrían efectuar, desde leer y recrearse, hasta ayudar en alguna Obra de Misericordia y participar en labores sociales.   

Lo que no puede pasar es que se queden pensando en lo que pudieron haber conseguido si hubieran hecho esto o aquello. Recordar es bueno, cuando ese recuerdo nos proporciona alegría, pero luego de traer a la memoria esos momentos de felicidad, hay que seguir viviendo con optimismo y buen humor.   

A usted le dejamos una tarea: no los olvide. Sáquelos de la soledad en la que muchas veces permanecen porque los postergamos, o porque estamos demasiado ocupados. Que les proporcionemos alegría; que los visitemos con frecuencia; que los llevemos a pasear.   

Ellos también fueron jóvenes y le brindaron seguridad, compañía, atención. Siempre pendientes de usted. Si se caía, o estaba enfermo, o requería de su ayuda. Permanentemente a su lado… Ahora es su turno… A devolverles lo que ellos le regalaron… Se lo merecen.

Saludos,                                                                                  

Departamento de Familia