Artículos

Una mirada saca lo que tenemos en el corazón. Cuántas cosas se expresan con una mirada: “estoy para ti”; “espero con ansias, saber cómo estás”; “¿qué novedades tienes para mí?”; “yo sigo caminando a tu lado”.

Qué bien se siente al llegar a casa, y encontrarse con una mirada que expresa: “te quiero”; ese hogar en donde puedes descansar porque sabes y estás seguro que allí está el amor de verdad.

Qué pena que el poco tiempo, las ocupaciones, y el cansancio, hagan perder el valor de una mirada, que dice: “hoy me entrego a ti, para que seas feliz”.

Cuando Jesús miraba, amaba profundamente. Cuántas lecciones nos dio con su vida. ¿Qué esperamos para imitarlo?

Y pensar que sólo tenemos que mover la cabeza, pues ella -o él- está a nuestro lado, esperando que le regalemos nuestro amor…, con una mirada.

Saludos,

Departamento de Familia