Artículos

CLUB DE PERIODISMO: ¿TENDREMOS PRIMER CABALLERO EN EEUU?

De acuerdo a consultas realizadas en algunos sitios de internet, se coincide en que la primera dama es, en determinados Estados, la mujer o cónyuge del presidente y que en caso de que el primer mandatario sea mujer, su cónyuge, recibe el título de primer caballero. En Estados Unidos posiblemente tocará usar este término para Frank Fiorina o Bill Clinton, en caso de que sus esposas Carly y Hillary, respectivamente, sean electas en las primarias como representantes republicana y demócrata para la Presidencia del país.

Hace un poco más de tres décadas, cuando la denominada “Dama de Hierro”, Margaret Thatcher, llegó a ocupar el cargo de Primer Ministro de Gran Bretaña, quizás muchos se preguntaban cuándo le tocaría a EEUU. En el 2008, la senadora demócrata por el estado de Nueva York, Hillary Clinton, llegó a estar muy cerca de conseguir la nominación para las elecciones a la Casa Blanca, pero Barack Obama acabó con la esperanza de muchos de ver la primera mujer en la historia en ocupar la Presidencia de los Estados Unidos.

Actualmente, Hillary intenta conseguir la nominación presidencial demócrata. Es una política muy conocida que ha sido Primera Dama, Senadora y Secretaria de Estado, este último cargo durante la primera parte de la administración Obama, aunque actualmente se encuentra en investigación por actos cometidos en este periodo. Tiene posturas muy similares a las de su esposo y ex presidente; es abogada graduada en Yale, es pro-aborto, está a favor del matrimonio y de los derechos de la comunidad GLBT. En el tema de la inmigración, propone que estos paguen una multa, así como impuestos todos los años y aprendan el idioma. En política exterior planea ayudar a resolver el conflicto Israel-Palestina, desmantelar el grupo terrorista ISIS, y apoyar el pacto nuclear con Irán. En economía está contra la desigualdad en diferentes ámbitos y propone regular los mercados.

De su parte, Carly (ex principal de Hewlett-Packard) se encuentra en el segundo lugar de las encuestas sobre los precandidatos del partido Republicano y con un 15% detrás de Donald Trump, lo que avizora unas primarias muy reñidas luego de su espectacular participación en el debate que se llevó a cabo en la librería presidencial Ronald Reagan, en California. Está en contra del aborto, cree en el salario de los trabajadores federales según su rendimiento, apoya las leyes contra las drogas, pero respeta la décima enmienda de la Constitución (que garantiza la decisión del estado de Colorado, donde los votantes resolvieron legalizarla), se encuentra en contra del pacto nuclear con Irán por considerarlo «sospechoso», piensa que Rusia y China no deben considerarse «amigos» de Estados Unidos y que este último roba la propiedad intelectual americana. Opina que el matrimonio del mismo sexo es decisión de cada estado y que la corte no debe redefinir el matrimonio. Finalmente, considera que se debe tener una política fiscal que baje los impuestos y haga que los ricos paguen lo que deben dependiendo de sus fortunas.

Aún faltan más de nueve meses para determinar quiénes serán los representantes republicano y demócrata en las elecciones presidenciales de EEUU, y saber si la mujer tendrá su espacio en esta etapa clave no solo para el “Gigante del Norte” sino también para el mundo entero.

Diego Del Hierro
Tercero de Bachillerato
Club de Periodismo y Debate