Artículos

… Con Jesús, los caminos por los que pasó durante su vida por la tierra.

Largas jornadas en las que predicaba y curaba a miles de personas. Hechos que están contenidos en el Nuevo Testamento. Realidades que deberíamos meditar, para que la figura del Señor nos resulte más familiar en todo momento.

Leer los Evangelios tan sólo unos minutos al día, conseguirá que luego de poco tiempo, conozcamos al Hijo de Dios como si lo tuviéramos al frente nuestro. Convirtámonos en un personaje más de los que estuvieron junto al Maestro, incluso en su Pasión y Muerte.

Ahora, que nos acercamos a la Semana Santa, convendría leer con detenimiento la vida y milagros de Jesús, desde que nació en Belén.

Y seguramente, esto nos permitirá acercarnos más a María y a José; dos intercesores a quienes no podemos dejar de recurrir cuando atravesamos por dificultades, compartiendo también con ellos esos instantes de alegría, en los que sentimos la presencia de Dios con.

 

Saludos,

Departamento de Familia