• Home
  • ¿Qué nos dice San José María De...?

La misión de la mujer

“¿Qué ‘imagen de la mujer’ tuvo San Josemaría? -se preguntó Burggraf-. Este sacerdote sencillo y sonriente, que la mayoría de nosotros sólo conoce por las fotografías, fue un pionero de la promoción de la dignidad y emancipación de las mujeres en todo el mundo”. 

A partir de textos del sacerdote, la profesora Burggraf expuso ante 300 personas algunas consideraciones sobre el valor idéntico de los sexos, la grandeza de cada persona, la promoción profesional de la mujer, el valor de las tareas del hogar, la cultura de la confianza, la liberación cristiana, etcétera. 

“No fue la revolución feminista la que convenció a ese sacerdote español del valor idéntico de los sexos -afirmó Burggraf-. Como San Josemaría tenía una mente abierta y una fe viva y profunda, comprendió desde su juventud que el hombre y la mujer tienen exactamente la misma dignidad. Ambos son inteligentes y libres; a ambos les fue confiado el cultivo de la tierra como tarea común, y ambos poseen una última y exclusiva relación inmediata con Dios. “Nadie es más que otro, ¡ninguno! -solía decir-. No quiero sino ayudar, por los caminos del espíritu, a la libertad y a la dignidad de cada persona. Ése es mi sueño”. 

La mujer, en todos los caminos profesionales 

“Escrivá tenía esto claro en un tiempo en el que en las sociedades europeas se esperaba de las mujeres poco más que sonreír a los varones, tocar el piano, hacer puntillas y aprender el Catecismo. Cuando el joven Josemaría estudiaba Derecho en la Universidad de Zaragoza (1923-27), probablemente no había ninguna chica entre sus compañeros de curso; y cuando Dios le hizo ver que convendría admitir también a mujeres en el Opus Dei, en 1930, no existía todavía el sufragio femenino en España, ni en Francia, Italia, Suiza y muchos otros países”. 

“Josemaría Escrivá -continuó diciendo- se empeñó más bien en sacar a las mujeres del papel secundario que se les asignaba, y contribuir así, de un modo positivo, a un mundo más justo y agradable. Veía a la mujer en todos los caminos profesionales, en todas las encrucijadas del trabajo, y no sólo en las tareas de su propio hogar. 

El fundador de la Obra esperaba de ellas que tomasen su vida profesional realmente en serio, les animaba a aceptar responsabilidades de mayor envergadura y cargos de más difícil desempeño: no para “brillar” personalmente, sino para servir más y mejor, para amar con eficacia”. 

Valores propios de la mujer 

Burggraf explicó también como Josemaría Escrivá era consciente de los valores más desarrollados en la mujer. “Los varones y las mujeres, aunque compartan todo lo esencial en la común naturaleza humana, tienen, a veces, distintas sensibilidades y necesidades: experimentan el mundo de forma diferente, sienten, planean y reaccionan de manera desigual, lo que puede percibir cualquier persona realista. 

En este sentido, Josemaría afirmaba que la mujer está llamada a llevar a la familia, a la sociedad civil, a la Iglesia, algo característico, que le es propio y que sólo ella puede dar: su delicada ternura, su generosidad incansable, su amor por lo concreto, su agudeza de ingenio, su capacidad de intuición… Escrivá alentaba a las mujeres a afirmar consciente y decididamente su diversidad: a descubrir, aceptar y desarrollar los propios talentos”. 

En el hogar y fuera de él

En relación a las tareas del hogar, la conferenciante explicó que “Josemaría estaba lejos de aconsejar que todas las mujeres vuelvan al ‘dulce hogar’. Pero quería que todas las personas tengan posibilidad de hacer libremente, y con cierta soltura, lo que creen que es bueno. En esa línea, enseñaba que los trabajos domésticos pueden ayudar a desarrollar, de modo especial, la capacidad de estar ahí, libremente, para los demás. Así, esos trabajos, aparentemente tan monótonos, son la fuente secreta de la felicidad y eficacia de toda una familia”. 

Jutta Burggraf finalizó su exposición señalando que San Josemaría, “no quiso ni pudo darnos soluciones hechas para los problemas concretos de los nuevos tiempos. Por esto, compete a nosotros encontrar esas soluciones, para cada época por las que estamos atravesando. Compete a nosotros, hoy, empeñarnos en que se reconozca la plena dignidad de la persona en todo el mundo, y que la mujer, por fin, deje de ser un tema espinoso. Para lograr eso, nos conviene profundizar en el espíritu de ese soñador realista, tener en cuenta sus visiones amplias, inspirarnos en su entusiasmo y su audacia”. Jutta Burggraf.

Saludos,        

Departamento de Familia

Lo que no se vio de la visita del Papa Francisco a Bogotá

En el segundo día de su viaje apostólico a Colombia, el Papa Francisco recorrió distintos lugares de la capital, Bogotá, donde fue recibido con alegría por millones de colombianos. Aquí los momentos que probablemente no viste de la visita del Papa Francisco a Bogotá. 

1. El primer obsequio que recibió el Papa 

El primer obsequio que recibió el Papa Francisco en Colombia fue la escultura de una paloma blanca decorada con orquídeas. Esta fue entregada por Emmanuel Rojas, un niño que nació en cautiverio y que es hijo de una mujer secuestrada por las FARC. 

2. El policía que pintó un cuadro de San Francisco de Asís para regalar al Papa 

El policía colombiano Edgar Uribe Hernández, ganó un concurso de su institución pintando un cuadro al óleo de San Francisco de Asís para el Papa Francisco durante su paso por Bogotá. 

3. Los regalos para el Papa del Presidente de Colombia y su esposa 

El Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y su esposa, María Clemencia Rodríguez, obsequiaron 4 objetos al Papa Francisco en una audiencia privada en la Casa de Nariño, la sede de gobierno del país. 

Los obsequios fueron los siguientes: una paloma, de Ana González Rojas, escultora, pintora y fotógrafa nacida en Bogotá; un rosario, elaborado con la técnica de filigrana, de Diego Urán Arcia, artesano de Ciénaga de Oro, Córdoba; una mochila Arhuaca, de Aty Janey Mestre Izquierdo, indígena de la comunidad arhuaca de la Sierra Nevada de Santa Marta; y una niña de barro, de Javier de Ráquira, un escultor empírico de arcilla de Boyacá.  

Con profundo afecto, le entregamos a Su Santidad el Papa Francisco @franciscus una valiosa muestra del talento de nuestros artesanos colombianos. Una paloma, de Ana González Rojas, escultora, pintora y fotógrafa nacida en Bogotá. Un rosario, elaborado con la técnica de filigrana, de Diego Urán Arcia, artesano de Ciénaga de Oro, Córdoba. Una mochila Arhuaca, de Aty Janey Mestre Izquierdo, indígena de la comunidad arhuaca de la Sierra Nevada de Santa Marta, y una niña de barro, de Javier de Ráquira, un escultor empírico de arcilla de Boyacá. 

4. Más de 1 millón asistieron a la Misa en el Parque de Bolívar 

Según el alcalde de Bogotá, Enrique Peñaloza, se congregaron en el Parque de Simón Bolívar para la Misa del Papa, aproximadamente 1.3 millones de personas. 

5. Jóvenes con discapacidad en el Parque Bolívar para la Misa con el Papa

Jóvenes con discapacidad llegaron desde distintos lugares para saludar al Papa Francisco en el Parque Simón Bolívar, donde se realizó la Santa Misa. Según la alcaldía de Bogotá, cerca de 12.500 personas de la tercera edad y con discapacidad, estuvieron presentes en la celebración eucarística. 

6. La primera persona que rompió el protocolo fue un periodista 

Rompiendo el protocolo, un periodista se arrodilló ante el Papa Francisco mientras caminaba, junto al Presidente Juan Manuel Santos y su esposa, a su llegada a la Casa de Nariño. Según Cable Noticias, el periodista le pidió una bendición al Santo Padre. 

7. El regalo del Papa a Juan Manuel Santos 

Tras su encuentro en la Casa de Nariño, el Papa Francisco obsequió al Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, una estatua que representa el camino de la cruz, la crucifixión y la ascensión de Jesús. “La pieza elaborada en 1983 por el escultor italiano Antonello Conti, está hecha de aleación de plata”, indicó el sistema informativo de la presidencia de Colombia.   

8. Niño con Síndrome de Down desafía a la lluvia y baila en #ModoPapa 

Mientras millones de personas esperaban el inicio de la Misa del Papa Francisco en el Parque de Simón Bolívar bajo la lluvia, un niño con Síndrome de Down decidió quitarse el impermeable y empezar a bailar a pesar del clima. En pleno aguacero, Néstor se quita la capa para bailar. Un punto rojo en el mar azul de impermeables. Foto: @TheFugazi#ElPapaEnColombia pic.twitter.com/zzLNyU1wvH 

9. Los venezolanos también estuvieron presentes para escuchar al Papa Francisco 

Venezolanos también llegaron al Parque Simón Bolívar para participar de la Misa del Papa Francisco, con la esperanza de que su país supere el difícil momento que atraviesa, y puedan alcanzar la paz y prosperidad. Un día antes, durante el vuelo rumbo a Colombia, el Santo Padre envió un telegrama al Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, donde aseguró que reza para que esta nación alcance la paz, la solidaridad y la concordia. 

10. Religiosas de Colombia también cubrieron la Misa del Papa 

La Hermana Sara, religiosa de la Congregación de las Comunicadoras Eucarísticas del Padre Celestial, se encargó de registrar la Misa para la Arquidiócesis de Bogotá contando con equipos de grabación de última generación.

Saludos,        

Departamento de Familia

Página 1 de 30

Mapa del sitio